Tártaro terrenal

Debraye matutino

Published by 7- cuauhtli under on 8:30 a. m.
Leyendo el periódico me encontré esta nota que me recordó esa escena de Gattaca donde nos narran como al nacer antes de darte tu nombre sufres un pinchazo con el fin de extraer una muestra de sangre y secuenciar tú genoma, de este modo le indican a tus padres las probabilidades que tienes de padecer ciertas enfermedades así como una aproximación de la edad en la que morirás y cual enfermedad es posible que te cause tu deceso.

Una cosa curiosa que mencionan en la nota y cito es "Antes de este trabajo, las personas sólo podían observar de una a una las enfermedades, pero ahora un puede construir un panorama de una serie de dolencias que son prevalentes en una población particular". MMM como que no me gusta la forma en la que suenan las palabras dolencia y población particular juntas.

Llamenme paranóico pero la mayoría reconocemos que aunque no en su totalidad los científicos tienen cierta cautela con respecto a las nuevas investigaciones y sus respectivas aplicaciones pero los gobiernos muchas veces tienen una aplicación lúgubre dentro de sus planes, y, aunque muchos descubrimientos puedan tener aplicaciones benéficas de la misma forma tienen perjudiciales (un ejemplo es el proyecto Manhattan). Si este estudio fué realizado en EU y China no creo que todo será color de rosa y que si es posible detectar una serie de vurnerabilidades intrínsecas en una población es posible explotarlas por medio de patógenos partículares (los compañeros de procariontes recordarán a la maestra cuando mencionó acerca de la alta susceptibilidad que tenemos los mexicanos contra el virus de la influenza y que esos vecinos nuestros tan dadivosos lo mandaron para México).

¿Les gustaría imaginar el alcance potencial de esto? hoy es su día de suerte y no tendrán que gastar neuronas en ello. Sabemos que Haití está siendo lacerado por una epidemia de cólera, esto, aunque es una desgracia accidental tiene jodidos a los haitianos, la pregunta es ¿porqué?, bueno basicamente es porque los haitianos no habían tenido un caso de cólera desde hace un buen rato (un siglo aproximadamente) y por lo tanto sus defensas contra esta bacteria son ínfimas, si a esto le sumas su deficiente sistema de salud y la precariedad de hospitales (esto cortesía de un terremoto, pff que rachita) tienes un coctel de miseria a la orden.

Muchos dirán "y esto a mi qué?, buena pregunta chic@ listo por qué no haces memoria y recuerdas cómo hace un año y medio todos andaban con cubrebocas (inutilmente para los que no estaban contagiados) y tan asustados que ni se saludaban de manos, los puestos cerrados y un constante bombardeo mediatico acerca de estadísticas, nuevos casos y la expansión mundial del virus.

El punto radica en que al conocer estas flaquezas tienen la capacidad de joder de la manera más enferma (que ironía) a un país, obvio para que todo esto pueda tener éxito es necesaria una alta probabilidad de fallo de varias instituciones como las de salud por ejemplo, costumbres o actitudes que puedan favorecer el esparcimiento de esa enfermedad particular, la promiscuidad en el caso del VIH es una de ellas, y lentas o nulas acciones que contrarresten la situación.

Esta es una opinión y debe ser tomada en cuenta como tal. Los invito que me manden un correo después de leer las notas con un comentario o su opinión acerca de este tipo de descubrimientos.

Dejo también una nota acerca de las filtraciones de documentos secretos (sí esos del sobrecito en la mesa a media luz con un sello de "top secret") del gobierno de EU por parte de una página llamada Wikileaks capaz de poner en jaque (por no decir en 4) a los gringos, que entre espionaje y apodos, se menicona por ahí una intervención a México.

Saludos

El mundo secular y el nuevo clero

Published by 7- cuauhtli under on 7:48 a. m.
Ya tiene bastante tiempo desde que escribí por estos lugares.

Les dejo este texto tomado de la jornada pero que encontré bastante interesante.

El mundo secular y el nuevo clero

En el mundo premoderno estaba el clero. El clero le explicaba a la gente como era el mundo. La Biblia, como dicen algunos, es la fuente de todo conocimiento de la naturaleza humana, de ella se pueden sacar miles de ejemplos de astucia, de malicia, de envida, de bondad y de heroísmo. Cuentecillos, historias con profundas lecciones de moral y ética. Parábolas que nos ayudan a distinguir el bien del mal. Todas las sociedades humanas tienen sus mitos y sus ritos, sus libros sagrados que les explican como es el mundo, de que se trata todo. Todas las sociedades tienen sus sacerdotes, el clero, que explica cómo aplicar esas enseñanzas en las situaciones de la vida diaria. Son intermediarios entre lo divino-misterioso y lo humano. En muchas regiones del planeta todavía hay teocracias y estados clericales. Aun en ciertos ámbitos de nuestro propio país, grandes masas siguen viviendo en el mundo premoderno y son dirigidas y aconsejadas por el clero. La pregunta es si en este mundo posmoderno ya no se necesita que nos expliquen de qué se trata todo...

Por: José Bargas*

En el mundo premoderno estaba el clero. El clero le explicaba a la gente como era el mundo. La Biblia, como dicen algunos, es la fuente de todo conocimiento de la naturaleza humana, de ella se pueden sacar miles de ejemplos de astucia, de malicia, de envida, de bondad y de heroísmo. Cuentecillos, historias con profundas lecciones de moral y ética. Parábolas que nos ayudan a distinguir el bien del mal. Todas las sociedades humanas tienen sus mitos y sus ritos, sus libros sagrados que les explican como es el mundo, de que se trata todo. Todas las sociedades tienen sus sacerdotes, el clero, que explica cómo aplicar esas enseñanzas en las situaciones de la vida diaria. Son intermediarios entre lo divino-misterioso y lo humano. En muchas regiones del planeta todavía hay teocracias y estados clericales. Aun en ciertos ámbitos de nuestro propio país, grandes masas siguen viviendo en el mundo premoderno y son dirigidas y aconsejadas por el clero. La pregunta es si en este mundo posmoderno ya no se necesita que nos expliquen de qué se trata todo. O si se necesita, quienes son los encargados de explicárnoslo, pues el mundo posmoderno se caracteriza por el ámbito secular, en donde los mitos y los ritos de las religiones tradicionales quedan excluidos. Pero, ¿por qué quedan excluidos? ¿Cómo podemos o por qué queremos o deseamos vivir en un mundo en que los antiguos cuentecillos, que tanto consuelo traían, ya no sirvan para nada?

Trataré de mostrar la omnipresencia del mundo secular con un ejemplo concreto, tomado de una profesión libre, supuestamente basada en las aplicaciones de la ciencia rigurosa y experimental: Tomemos el ejemplo de un médico. Su bagaje de conocimientos es científico en la parte básica y científico en la parte clínica, los libros que lee y las conferencias que recibe son el resumen de cientos de artículos publicados en revistas especializadas. Idealmente, hace investigación de algún tipo, por lo que también tiene que leer un sinnúmero de artículos directamente de las revistas especializadas en el tema de su interés. Por lo tanto, se espera que su práctica profesional esté a la altura. Además, un médico recibe ciertas bases éticas y desde su entrada al hospital, todavía como estudiante, se le hace ver, idealmente, cómo tratar al ser que sufre y que puede estar representado en la figura del paciente.

Ahora imaginemos a este médico en la sala de urgencias adonde llega un paciente sin sentido. Se espera de este médico que actúe rápido, que diagnostique acertadamente la causa de la inconsciencia: un coma diabético, uno hepático o un accidente vascular, quizás. Así que mientras lo examina, otros del equipo: enfermeras, pasantes, químicos y demás, canalizan una vena, obtienen muestras para hacer análisis bioquímicos, obtienen radiografías, electrocardiogramas y otros estudios.

Sin embargo, hay algo que no se espera de este profesional: que se hinque y se ponga a rezar por la vida del paciente. Todos suponemos, creyentes o no, que si hace eso está perdiendo el tiempo. Esto hace la diferencia entre la cultura premoderna y religiosa del shamán o curandero de la cultura secular que se supone cuenta con médicos que ejercen su profesión con una base científica y procedimientos probados y certificados. En el mundo secular todos pensamos que el tiempo perdido en rezar puede ser precioso y puede costar la vida del paciente. Se espera del médico del mundo secular que tome el pulso, que olfatee la respiración del comatoso, que le revise los ojos y los reflejos pupilares, que le mida la tensión arterial, pero no que se ponga a rezar. Es más, si lo hace y el paciente pierde la vida, es muy probable que la familia del paciente lo demande a él y al hospital por negligencia, aunque ésta familia sea muy religiosa. He aquí la frontera nítida entre el mundo premoderno y el posmoderno, entre el mundo religioso y el mundo secular.

Es decir, por muy católica que sea la familia del paciente, y aunque tenga la misma religión que el médico, si este se pone a rezar en vez de examinar, diagnosticar y tratar con la urgencia que requiere la situación, lo demandan. El hospital lo despide después. No sé qué tan bien este ejemplo describa al mundo secular que nos trajo la ciencia y la tecnología. Sin embargo sé que ésta es la verdadera frontera, la división real y práctica, entre ciencia y religión. Se podría abundar dando más ejemplos tomados de otras profesiones basadas en la ciencia tales como la ingeniería, la química, la biología, pero sería inútilmente prolijo.

Si el médico hace todo lo que está a su alcance, y de todas maneras el paciente muere, entonces hacen su aparición monjas y curas para consolar a los familiares. Este es el ámbito que les ha quedado: Los restos. Lejos están las limpias y los sahumerios durante el tratamiento. Los ámbitos secular y religioso están claramente divididos, la frontera estrictamente trazada. Pobre de aquél que la traspase y se confunda. Por eso son tan inútiles los llamados de obispos y arzobispos para regresar al mundo de la religión, al mundo alejado del laicismo. La frontera es cruda y es tajante: regresar a ese mundo es imposible hoy por hoy. Tendría que suceder un cataclismo, y quizás ni así. Por muy católicos que se declaren, en el censo de población, los habitantes del país, sus conductas y actitudes son seculares.

El ejemplo anterior trata sobre un profesional que “aplica” la ciencia, y no es gratuito, pues es más fácil de entender que un ejemplo basado en el accionar de un científico: alguien que “hace” o “crea” ciencia, pues ésta última no está tan expuesta al escrutinio público de todos los días y la gente sabe menos de lo que hace un científico experimental o teórico que de lo que realiza un profesional. Pero para el caso es lo mismo: no se espera de un científico que se ponga a rezar en vez de hacer un experimento para probar una hipótesis, por ejemplo.

No es que el científico, en general, no crea en Dios o no pueda ser creyente. Es simplemente que su entrenamiento le enseña a no meter a Dios en sus hipótesis o en sus teorías. Un científico puede ser creyente, tener una religión en su vida privada, familiar y comunitaria, y por otro lado, ser totalmente riguroso a la hora de plantear sus hipótesis y diseñar los experimentos que las prueben o desechen. Riguroso quiere decir que Dios no entra a formar parte de dichas hipótesis y dichos diseños, que el científico quiere en verdad saber si su hipótesis es verdadera o no, por lo tanto, no reza para que el experimento salga como él quiere. La creencia subyacente a estos métodos y actitudes es que Dios no se está metiendo con el mundo, no está interviniendo, y por lo tanto, no es necesario tomarlo en cuenta para plantear y resolver cualquier problema. De ahí a decir que simplemente no existe hay un pequeño paso. Se enseña además que los pares (peer review) deciden si el trabajo fue lo suficientemente riguroso y original o no. Esto proporciona “la objetividad”, tan cuestionada por los epistemólogos modernos. Y lo que se dice para las creencias religiosas también se aplica para las creencias ideológicas, no se vale meterlas a la hora de plantear hipótesis o diseñar experimentos. Aun el mundo moderno queda fuera. Vivimos, plenamente, en el mundo posmoderno: las creencias personales quedan fuera, totalmente, de los procedimientos y las decisiones. De otra manera, queda en el aire la acusación de negligencia. Más claro ni el agua. Que esto sea realmente así es algo cuestionado por filósofos de la ciencia e historiadores, que tienden a mostrar como las creencias del científico se inmiscuyen, inconscientemente, en sus planteamientos e hipótesis. Pero cuando menos es el deseo expreso de la actitud de objetividad lo que caracteriza a la mentalidad secular.

Por muy católico que sea el secretario de salud, a la hora de decidir acerca del uso del condón para la prevención del SIDA, de los métodos contraceptivos, de la práctica del aborto en condiciones higiénicas y humanas, y de las medidas que hay que tomar en caso de una epidemia potencialmente peligrosa, no puede dudar, le hace caso a la ciencia y punto, por mucho que a los grupos conservadores que pusieron al secretario de salud no les guste, y aun lo consideren un “traidor”. De eso se trata el mundo secular. Es un ejercicio inútil cambiar leyes locales siguiendo los mandatos religiosos, no prosperarán, bastará que se pruebe que esas leyes están causando más muertes y huérfanos de lo tolerable para que las autoridades que las promueven vayan a la picota. La negligencia no se perdona por la sociedad por mucha impunidad que gocen las elites gobernantes y empresariales. Cuando menos la vida se les hará difícil. Los observadores extranjeros de decenas de agencias internacionales como la OMS, la UNESCO y AI los tendrán en la mira.

¿Quiere decir esto que ya no necesitamos de religión y clero? No. Simplemente quiere decir que su accionar está precisamente delimitado en una sociedad secular. El mundo secular, científico y técnico en que vivimos, hace a un lado a la religión de manera consciente y tajante. Este mundo, para que exista, tiene que entrenar científicos y profesionales que, sin importar sus creencias personales, tienen que hacer a un lado a la religión y a Dios a la hora de tomar sus decisiones profesionales. Así, literalmente, para esas decisiones hacemos como si Dios no existiera, Dios no se mete con el mundo, si algo sale mal los responsables son seres humanos. Si no se actúa bajo este supuesto hay negligencia. Nada más ni nada menos.

Es comprensible entonces que varios años de entrenamiento en una profesión basada en el conocimiento científico den como resultado que muchos creyentes al principio de su formación ya no lo sean al final de la misma. No es raro, al contrario, es común, escuchar a los muchachos en formación declarar su ateísmo, su agnosticismo o, en algunos casos, su teísmo muy sofisticado y muy propio, con muy poco que ver con la religión tradicional de la familia o comunidad originales. El resultado final ya lo sabemos, es la historia de Occidente: el secularismo permeó la filosofía y las humanidades, creó las filosofías e ideologías antimetafísicas y antirreligiosas tales como el laicismo, marxismo, positivismo, liberalismo y demás. Desgraciadamente, las ideologías supuestamente basadas en la ciencia tienen sus bemoles, han justificado en diferentes momentos el racismo, el Darwinismo social y la opresión. El mundo se vuelve complejo, difícil de entender.

Es en este caldo de cultivo que surgen los intelectuales. Y de entre ellos, los intelectuales militantes. También se les llama “formadores de opinión” y el principal derecho que reclaman es la libertad de eso: de opinión. Se echan a la espalda el trabajoso (y jugoso) deber de explicar a las masas lo que está pasando. En Occidente, otra vez, y dependiendo de la formación específica del intelectual, las explicaciones históricas, sociológicas, económicas y demás, excluyen de manera tácita a la religión. El laicismo se da por descontado. Podría decirse que la voz del clero se escucha muy poco en los medios (mass media) y que la voz de los intelectuales domina con holgura y amplitud. Aun tratándose de asuntos religiosos serios, el periodista le pregunta al experto en asuntos religiosos, por supuesto, no a los sacerdotes. A los obispos y a los cardenales se les entrevista como a las estrellas deportivas o a los rock stars, para que den la nota picante, el comentario irónico o ridículo, no para oír una opinión seria.

Así que surge la siguiente interrogación: ¿cumplen los intelectuales con algunas de las funciones que eran propias del clero en la sociedad premoderna? No sé si la pregunta sea provocativa o si sea ingenua. Acaso la respuesta sea muy obvia: sí, los intelectuales son el nuevo clero, el clero del mundo secular. Pero quizás la respuesta no sea tan obvia y acepte cierta réplica y debate: ¿no se dijo arriba que este mundo secular surge de la ciencia y de la tecnología? Sí, entonces hay que saber que los intelectuales no son ni científicos, ni filósofos, ni tecnólogos. Entonces, ¿con qué autoridad hablan? Con la que la gente les ha dado. La sociedad ha aceptado que sean poco rigurosos al hacer sus proposiciones y críticas fulminantes, o al elaborar sus especulaciones, con tal de que los argumentos sean ágiles e inteligibles. Que ayuden a entender. La gente necesita que le expliquen lo que está pasando. Las noticias solas, en bruto, no sirven, sólo angustian. Además, las opiniones y especulaciones de los intelectuales generan debate. Este debate puede ser importante para la sociedad o puede no serlo, pero siempre es un espectáculo. Uno más. Cada vez hay más programas de televisión donde debaten los intelectuales. Algunos, me consta, tienen gran audiencia. Si se equivocan en sus opiniones, todo mundo se olvida, pues sus temas suelen ser pasajeros, cambiar día con día. Los argumentos son usados como posiciones tácticas, las ironías como armas, los silogismos como ases debajo de la manga. Cuestionar al poder, ridiculizar a los políticos y a los miembros del antiguo clero, poner en evidencia a los infractores, delatar a los corruptos. Esas son algunas de sus útiles funciones, aunque a decir verdad, también hay otras y hay que tener sumo cuidado a la hora de distinguirlas: defender al poderoso, al gobernante, al miembro de la elite que los emplea. Hay que decir, sin embargo, que cuando se descubre a los que hacen esto, pierden toda credibilidad. Como el caso en que se nos quiso hacer creer que los índices de criminalidad iban bajando a pesar de las noticias de la prensa diaria. Basándose en un estudio cuyas estadísticas terminaban, justamente, antes de comenzar la “guerra contra el narcotráfico”. No faltó quien incluyera estas últimas estadísticas y todo el engaño se vino abajo. No queda duda: la estrategia gubernamental contra el narcotráfico, a seguir discutiendo en los meses por venir, ha ocasionado el peor periodo de violencia jamás vivido por la sociedad mexicana desde la Revolución. El Estado de derecho y el Estado mismo están en peligro. Esto es sabrosa botana para los intelectuales y el que defendió al gobierno quedó en evidencia.

¿No es frivolidad? ¿No es cinismo? No puedo responder, pero sé que hemos llegado al siguiente punto: escuchar a un economista de verdad es aburridísimo, a un científico o a un filósofo, ni se diga. De ellos se entresacan pequeños comentarios para llenar la nota que el intelectual escribe en el periódico o nos espeta por televisión. El intelectual lo explica mejor. El intelectual es “el intermediario” entre el mundo académico-científico y la masa espectadora, suele ser un crítico constructivo o destructivo del poder, y hasta puede ser un crítico del mundo académico-científico. Ellos nos traducen de qué se trata todo. Sí, hablan de todo, absolutamente de todo, pues dicen o creen saber un poquito de casi todo: del aborto, de la economía y de las crisis, de la religión y la pederastia, de la literatura, el arte y la música, pop o clásica, de la ciencia y del calentamiento global, del narcotráfico, y así. Como los sacerdotes eran los intermediarios entre Dios y la gente, lo intelectuales son los intermediarios entre el mundo académico-científico y la gente. De hecho, alguno intelectuales transitan ida y vuelta entre el mundo académico-ciéntifico y los medios, día a día. Un intelectual describe la intermediación de la siguiente manera: el mundo académico-científico, esto es, las universidades, son como los viñedos y las bodegas donde se crían y guardan los vinos. Los científicos y académicos justifican su existencia produciendo vino. Los intelectuales, al contrario, son los catadores y conocedores, los que le dicen a la gente que vino hay que beber y con qué comida hay que combinarlo (S. Fuller: The intellectual).

Pero hay de izquierdas y de derechas, conservadores (neoliberales) y liberales (socialdemócratas), no pueden formar un clero sólido. Mejor, hay para todos. Además, nunca ha habido un clero sólido, siempre hubo curas de “izquierdas” y de “derechas”, los que optan por los pobres y los que optan por los ricos, los Samuel Ruiz y los Marcial Maciel, así es que esa no es una diferencia. Aunque no se diga explícitamente, muchos intelectuales tienen a sus seguidores. Hablaré de dos ejemplos norteamericanos para no meterme con los de acá: Chomsky por un lado y O´Reilly por el otro. Tienen fans a montones, verdaderas sectas. Cada quien es libre de escoger a sus equivalentes nacionales, aunque no me aguanto la tentación de mencionar a Monsi, por razones obvias. Cuando faltan se siente como un vacío. Pues los intelectuales son necesarios, como alguna vez lo fue el clero, o como lo sigue siendo para las capas premodernas e iletradas de la población. La conclusión es obvia: a más educación menos clero y más intelectuales.

Los intelectuales explican lo que está pasando, sobre todo en épocas de crisis o desgracias, por lo tanto, son esenciales para mantener la calma entre las masas. Aun los científicos los necesitan, pues, tan especializados, no saben de otra cosa más que de su especialidad. Así, un economista no sabe nada de biología y un biólogo no sabe nada de economía, por lo que para entender la contaminación en el golfo, el mercado de valores, o como la contaminación en el golfo afecta al mercado de valores, ambos necesitan de los intelectuales. Así que sus explicaciones, verdaderos sermones y admoniciones sobre la corrupción, el poder, los derechos humanos, la democracia, el estado de derecho, etc. son necesarias. El sistema los necesita más que nadie. Aunque como nuevo clero, hayan resucitado el problema de “las dos espadas”: los dos poderes, el de hecho, y el que refrena, regaña, critica y aconseja al poder fáctico. Al César lo que es del César y a los intelectuales lo que es de ellos. El poder los tiene que soportar hasta donde aguante, pues repito, los necesita, y a veces, como se dijo más arriba, los emplea. Son amados y odiados. Todo el tiempo el poder se queja de ellos, pero todo el tiempo los utiliza. Un poco de disenso nos hace pensar que vivimos en una democracia y que el poder es tolerante.

El problema con esta analogía es que parece que faltan los mitos, las parábolas ejemplares, los pequeños cuentecillos que nos hablen del bien y del mal. ¡Ah! Ahí está el pequeño problema con nuestros intelectuales. Cada uno tiene su pequeña ideología que lo respalda, y aquí se cierra el círculo: regresamos a un mundo anticientífico. ¿Cómo es que opinan de todo y sobre todo? Bueno, cada uno tiene en su cerebro una “pequeña maquinita especuladora” y medio paranoide (Fuller, ibid), entrenada para inventar hipótesis o conspiraciones sobre cualquier tema, creada a través de varios años de ejercer el pensamiento crítico. Esa es la parte buena. La parte mala viene de lo que esa maquinita tiene detrás: casi siempre una ideología, un sectarismo, un sesgo que viene de afuera. Ayer los intelectuales eran socialistas, hoy son neoliberales, más ayer fueron positivistas, hubo comunistas y anarquistas. Desde Gabino Barreda hasta hoy, son poquísimos los intelectuales mexicanos que crearon un pensamiento propio para consumo de su maquinita. Menos que los dedos de una mano en más de un siglo. Hoy evito dar sus nombres pero son de todos conocidos. En general, todas las demás maquinitas son importadas. Somos una colonia todavía. Y así nos va.



*Investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM



P.D. Viene Heathen a México!!!!!!!

Paradox- Heresy (1989)

Published by 7- cuauhtli under , on 6:11 p. m.

GRUPO: Paradox
* ALBUM: Heresy
* AÑO: 1989
* GÉNERO: Speed/Thrash Metal
* PAÍS: ALEMANIA

TRACKLIST:

01. Heresy 06:55
02. Search For Perfection 04:54
03. Killtime 04:31
04. Crusaders Revenge 04:26
05. The Burning 05:26
06. Massacre Of The Cathars 04:19
07. Serenity 04:53
08. 700 Years On 05:14
09. Castle In The Wind 01:33

DOWNLOAD:

BAJAR

Pass: NO PASSWORD

Caza pederastas

Published by 7- cuauhtli under on 7:42 a. m.
Noticia de hoy en la jornada acerca de un abogado que ha estado trabajando con el fin de mandar a esos parásitos violadores llamados sacerdotes a la carcel para que paguen por sus chingaderas.

El abogado Jeff Anderson lleva 30 años persiguiendo curas pederastas por el mundo. Ha interpuesto más de 500 denuncias y ganado multimillonarias compensaciones para las víctimas de abuso sexual de sacerdotes, pero le faltaba algo que recientemente consiguió: la posibilidad de sentar en el banquillo de los acusados al papa Benedicto XVI.

Joseph Ratzinger "debe renunciar por haber protegido a sacerdotes pederastas", asegura en entrevista el abogado, que interpuso también una demanda contra el cardenal Norberto Rivera Carrera.

"Junto al Papa también deberían renunciar todos los obispos y cardenales que en el mundo han participado en estos actos criminales de protección a sacerdotes que han abusado sexualmente de niños. Luego, todos tendrían que ser enjuiciados para exhibir lo que hicieron, para que no se repita en el futuro", agrega.

El Vaticano enfrenta actualmente una de sus peores crisis por la publicación de recientes casos de abusos sexuales de sacerdotes que presuntamente fueron protegidos por Joseph Ratzinger cuando fue prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe, de 1982 a 2005, en el pontificado de Juan Pablo II.

No es la primera vez que Anderson intenta llevar a juicio a la Santa Sede, al Estado vaticano y al papa en turno. Hace ocho años interpuso la primera denuncia en Oregon y luego insistió en Texas, Florida y Kentucky. El sistema de justicia estadunidense finalmente le ha dado la razón.

"Han aceptado que demandemos al Vaticano", dice satisfecho el abogado, de 62 años. "No sé si me tocará ver a un papa enjuiciado, pero el Vaticano está realmente preocupado. Hace dos meses apeló de la decisión judicial ante la Corte Suprema, y ha solicitado la opinión de los departamentos de Estado y de Justicia estadunidense. Esperemos que no les den la razón y que nos permitan continuar buscando justicia a través de este caso contra la Santa Sede, para exhibir su sistema de secreto en torno a la protección de sus sacerdotes pederastas, por encima de la seguridad y bienestar de los niños."

Anderson pretende demostrar ante los tribunales que el Vaticano ha funcionado como una "organización mafiosa" a la hora de atender el problema de la pederastia clerical, basándose en un código de confidencialidad y de protección criminal de los abusadores sexuales con sotana. "Esperamos que la Corte Suprema nos dé luz verde y eso puede suceder el próximo verano", comenta entusiasmado.

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos está compuesta por nueve jueces, de los cuales seis son católicos y el resto conservadores que profesan otra religión. El abogado, sin embargo, está convencido de que esta vez logrará por fin su objetivo: "cada día lo que hacemos es extremadamente importante, porque nos acerca más al momento de llevar al Vaticano al banquillo de los acusados. Cada día estamos más cerca de proteger mejor a los niños de México, Latinoamérica, Estados Unidos y el mundo contra este mal endémico que proviene de la Santa Sede".

Archivos secretos

La Iglesia católica en Estados Unidos ha gastado más de 2 mil 200 millones de dólares en indemnizaciones a 15 mil víctimas de abusos sexuales de cuatro mil sacerdotes y religiosos procesados.

Jeff Anderson sostiene que los sacerdotes pederastas son empleados del Vaticano y considera a la Santa Sede como una empresa cuyos trabajadores cometieron delitos en Estados Unidos y otras partes del mundo. "En esta tragedia hay muchas mentiras e inocentes, por tal motivo este es un caso muy serio. Estoy convencido de que los miles de víctimas sobrevivientes de pederastia clerical que existen en el mundo se irán uniendo para buscar justicia y llevar al Vaticano ante la justicia, para que elija el camino de la verdad en lugar del secretismo y la conspiración", afirma.

El caso de Oregon se basa en la denuncia de una víctima no identificada que en 1965 padeció abusos del sacerdote Andrew Ronan en la iglesia St. Albert, en Portland. Los documentos de la demanda señalan que Ronan había sido acusado de abusar sexualmente de niños en los años 50 en la arquidiócesis de Armagh, Irlanda, por lo que fue trasladado a Chicago, donde nuevamente violó niños en la escuela católica St. Philip y después fue enviado a Portland. Murió en 1982 sin ser enjuiciado. El camino del cura pederasta dejó una estela de denuncias de abusos sexuales por donde era transferido por sus superiores y bajo la autorización de la Santa Sede, según Anderson.

El caso llevado a los tribunales en Kentucky está compuesto con las demandas interpuestas en 2004 por tres hombres abusados por sacerdotes que servían en las iglesias de ese estado. "La justicia estadunidense ha decidido que el Vaticano no tiene más inmunidad en este tipo de causas", dice el abogado, que basa sus demandas en el argumento de que fue la Santa Sede la que conspiró con las diócesis católicas y las órdenes religiosas de los sacerdotes abusadores para cambiar a los agresores y evitar que fueran procesados.

El caso de Florida se basa en la denuncia de Rick Gómez, quien fue abusado en 1987 por el sacerdote salesiano William Burke en la escuela Mary Help, de Tampa. Cuando la policía fue a detener al cura, éste había sido trasladado por sus superiores a otro estado. "La Iglesia tiene la política de transferir a los agresores. Todos los caminos para ocultar los crímenes conducen al Vaticano", añade Anderson.

El abogado estadunidense pretende que los tribunales obliguen al Vaticano a abrir sus archivos secretos sobre sacerdotes abusadores y así exhibir las mentiras, el encubrimiento sistemático, el silencio y los documentos y procedimientos que utilizaron como base para protegerse a sí mismos, en lugar de brindar seguridad a los menores.

De las tres diócesis católicas estadunidenses encausadas, los tribunales estadunidenses han aceptado por lo pronto la denuncia de Oregon. Al Vaticano le preocupa particularmente esta histórica sentencia de la Corte de Apelación Federal de Portland, porque reconoció el derecho de la víctima a iniciar una causa civil contra la Santa Sede, lo que puede animar a los tribunales de otros países a actuar de la misma forma y exigir responsabilidades al Papa por los miles de casos de abusos sexuales de sacerdotes católicos contra menores.

“El Papa es un infractor secreto –dice sin ambages Anderson–, vive en la negación, a pesar de su responsabilidad. Es un líder que ha perdido la causa de la protección de los niños; por tanto, es un líder fracasado que ha preferido cuidar la reputación de su oficina, en lugar de defender la seguridad de los niños.”

Jeffrey Lena, el abogado que la Santa Sede ha contratado para defender sus intereses en Oregon, tiene su despacho en Berkeley, California; argumenta que el Estado Vaticano está protegido por el documento Foreign Sovereign Immunities Act, que prohibe interponer denuncias contra países extranjeros.

Anderson, sin embargo, sostiene que su lucha social no es contra un Estado soberano que puede reclamar inmunidad: "Esto va más allá del Vaticano y el poder de un Papa. Se trata de un problema endémico en la cultura clerical, que ha provocado miles de víctimas en Estados Unidos y el resto del mundo. El Papa, la máxima autoridad, tiene que responder. Se trata sólo de un hombre sometido a proceso. Eso es todo. Un hombre que permitió que continuara todo este sufrimiento. Es sólo un hombre que otro hombre (un juez) puede condenar".

La renuncia no es solución

El abogado que mantiene su despacho en St. Paul, Minnesota, considera que, a estas alturas, Benedicto XVI debería haber renunciado, pero aclara: "La dimisión del Papa no es una solución, si no está acompañada de una verdadera transformación. Si dimite y llega otro y nada se hace por cambiar el sistema de silencio, secreto y protección a los sacerdotes abusadores, todo será igual. Nada habrá cambiado. Cambiar a los hombres no cambia el problema".

Añade: "Por primera vez en el Vaticano están realmente preocupados, más que preocupados, diría yo. Están cambiando el discurso, porque saben que tarde o temprano la justicia los alcanzará y la verdad saldrá a la luz. Y hasta que no acepten su responsabilidad y sean llevados a los tribunales para que digan esa verdad, nosotros estaremos allí. Los sobrevivientes han asumido que esto se trata de un trabajo de cada día. No vamos a claudicar".

–Por primera vez, usted está más cerca de lograr encausar a la Santa Sede, pero ¿cómo cambiar un sistema de protección a sacerdotes pederastas que ha funcionado por los siglos de los siglos?

–Lo que realmente se necesita es llevar a juicio a la oficina del Vaticano, al Estado Vaticano, al Papa, a los obispos y cardenales, para que admitan su responsabilidad y asuman las consecuencias, a fin de forzarlos a decir la verdad; a limpiar la Santa Sede; a abrir los archivos secretos, y a decir dónde están los sacerdotes abusadores, algo que ellos saben perfectamente porque son ellos quienes los cambian de lugares y países para evadir la justicia. El Vaticano tiene que optar por la justicia, en lugar del crimen.

David Clohessy, director nacional de Survivors Network of those Abused by Priests (Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales de Sacerdotes) coincide con Jeff Anderson, con quien ha colaborado más de 20 años apoyando a cientos de víctimas: "Si el Papa está pensando en dimitir, primero nos gustaría que abriera los expedientes secretos de los curas pederastas. La dimisión no arreglaría todo. El sistema de silencio y protección está enquistado y la decepción sobre la institución es tan profunda, que lo mejor es que se abran los expedientes para ver cómo Joseph Ratzinger manejó cada caso de pederastia clerical".

El lugar de Norberto Rivera

Clohessy y Anderson colaboraron en la demanda interpuesta contra el cardenal Norberto Rivera Carrera ante la Corte Superior de California por conspiración a la pederastia en 2006, caso que aún se encuentra en los tribunales estadunidenses.

“El cardenal Norberto Rivera debería de estar tras las rejas –dice Anderson–, no sentado en un lujoso sillón frente a una alfombra roja oficiando misa. Es responsable de permitir que el cura pederasta Nicolás Aguilar Rivera estuviera en el ministerio por décadas abusando de niños.”

El abogado estadunidense asegura que no se ha olvidado de la demanda contra el cardenal mexicano que se encuentra en proceso de apelación, luego de que la Corte decidiera la no jurisdicción para procesarlo: "El cardenal tiene que aprender mucho de estos temas. Eligió el camino equivocado de la negación, y tiene que asumir las consecuencias por no proteger a los niños del crimen de abuso sexual de sacerdotes. Rivera Carrera debe ser sometido a juicio tarde o temprano, y encontraré una forma en el sistema de justicia estadunidense para que diga la verdad y buscar así justicia y reparación para las víctimas".

Anderson ha organizado una estrategia legal contundente contra el Vaticano: la presentación de diversos casos en distintos tribunales de Estados Unidos. Es también el abogado de las víctimas del sacerdote Lawrence Murphy, de Wisconsin, quien abusó de más de 200 niños sordos entre 1950 y 1975. El asunto involucra directamente al Papa porque, cuando era prefecto para la Doctrina de la Fe, decidió proteger y mantener en el sacerdocio al pederasta que murió sin ser enjuiciado.

El defensor presentó como prueba irrefutable la correspondencia que fue enviada por varios obispos estadunidenses a Joseph Ratzinger para notificarle las denuncias. Una de las cartas fue escrita por Rembert G. Weakland, arzobizpo de Milwaukee, pero Ratzinger no respondió. En 1974 el sacerdote abusador finalmente fue trasladado por el arzobispo William E. Cousins a la Diócesis Superior en el norte de Wisconsin, donde pasó sus últimos 24 años, a cargo nuevamente de niños en distintas parroquias y escuelas católicas. El pederasta murió en 1998 y no fue sometido ni siquiera a juicio canónico. El actual Papa le permitió seguir en el ministerio sacerdotal, sin notificar a la policía los hechos delictivos.

David Clohessy está convencido de la solidez de este caso presentado ante los tribunales estadunidenses: "Es muy importante porque sucedió hace 12 años. Estamos demostrando que en ese lapso un depredador sexual serial cometió cientos de abusos y el papa Benedicto XVI decidió protegerlo y esconderlo".

De manera inusitada, el Vaticano ha cambiado su discurso de negación y silencio ante los cientos de denuncias. Su portavoz, Federico Lombardi, ha salido publicamente a defender al Papa, argumentando que Murphy ciertamente había violado niños "particularmente vulnerables", pero que cuando Ratzinger supo, el cura estaba "muy enfermo". Murphy le escribió una carta al actual Papa donde le decía: "Sólo quiero vivir el tiempo que me queda en la dignidad de mi sacerdocio". Y Ratzinger se lo permitió.

David Clohessy se muestra escéptico sobre la ignorancia en torno a este acontecimiento y muchos más argumentada por Ratzinger: "Es muy difícil de creer que los sacerdotes y obispos de Wisconsin e incluso el Papa no sabían de esos casos, sin mencionar los cientos de asuntos similares que existen en el mundo. La diferencia es que ahora existe una duda creciente sobre la participación directa de los papas en el encubrimiento de los curas pederastas".

La batalla de Bendicto XVI para salvaguardar su reputación no se centra sólo en Estados Unidos; se ha trasladado también a Europa, donde en Alemania, Holanda, Italia, Suiza, Irlanda o Austria se han presentado denuncias ante tribunales contra sacerdotes católicos por abusos sexuales contra menores.

"Lo que está sucediendo es una vergüenza para Benedicto XVI. Ha protegido sacerdotes abusadores de niños durante décadas. Cada vez que veo su imagen me siento terriblemente triste al saber que pudo actuar responsablemente. ¿Quién sabe cuántos niños se hubieran salvado?"

El caso alemán

El caso alemán es particularmente delicado para Ratzinger, ya que fue arzobispo de Munich y Freising entre 1977 y 1982, donde se han denunciado abusos cometidos por un sacerdote a quien Benedicto XVI supuestamente le permitió continuar en el ministerio.

En los pasados dos meses se han denunciado más de 250 casos de pederastia clerical, y la justicia alemana investiga una veintena de abusos sexuales en el seno de instituciones de educación católicas e iglesias, sin olvidar el asunto que involucra directamente al hermano del Papa, el sacerdote Georg Ratzinger, quien dirigía el coro de niños Domspatzen, donde se han denunciado estas situaciones.

“Estos casos son muy dañinos para el Vaticano y el Papa –dice Cloessey–. Esto es sólo el principio; estamos seguros de que todas las víctimas de sacerdotes que existen alrededor del mundo van a continuar con nosotros, exponiendo su verdad. Ahora tenemos mucha documentación que demuestra el encubrimiento papal de los sacerdotes abusadores de niños.”

–Por primera vez, el Vaticano está reconociendo parte de su culpa. ¿Es un reconocimiento indirecto de las denuncias presentadas por las víctimas durante los pasados 30 años?

–El reconocimiento es bueno, pero serían mejor los informes verdaderos, la apertura de los expedientes secretos del Vaticano sobre los depredadores. La aceptación de su culpa no garantiza el progreso de los casos. No es suficiente. El Vaticano tiene que cambiar su política sobre la protección a los niños y la atención y cuidado a las víctimas.

La apertura de los archivos secretos no es algo que sólo exijan las víctimas. La presidenta de Suiza, Doris Leuthard, solicitó tener un registro nacional de sacerdotes católicos implicados en abusos contra menores, para que no tengan más contacto con éstos: "Es un buen primer paso que los gobiernos de los países exijan eso, porque al menos los padres de los niños podríamos saber donde están los sacerdotes pederastas, y de esa manera protegeríamos mejor a los menores".

Jeff Anderson, por lo pronto, no descansa en su cruzada contra la pederastia clerical. El lunes 5 de abril presentó en conferencia de prensa el caso del sacerdote Joseph Palanivel Jeyapaul, acusado de violar a una niña en Minnesota, y quien sigue trabajando como cura en la diocesis de Ootacamund, en el sur de India: "Este sacerdote fue mantenido en su ministerio y continúa como cura, a pesar de las denuncias de abuso sexual hacia menores, a pesar de que el Vaticano tenía reportes de que se trataba de un depredador sexual de niños".

Anderson se considera luchador social a partir de que sufrió el drama de ver a su hija de ocho años abusada por un ex sacerdote católico. Está convencido de que su vida se transformó a partir de ese trágico episodio, porque encontró una nueva causa que perseguir hasta el final:

“Mi sueño es que los niños encuentren lugares seguros; que vayan a las iglesias y a las escuelas sabiendo que estarán protegidos. Mi sueño es que los niños del mundo estén a salvo, que consigan –por medio de la educación– una transformación para protegerse a sí mismos, para que no permitan que nadie pueda lastimarlos. Mi sueño es conseguir la justicia y la verdad para protegerlos.”

Fuente: La jornada

La ensartada por la CFE

Published by 7- cuauhtli under on 5:36 p. m.
Bueno, este es un correo que me llegó de una amigo de un amigo de otro amigo que tiene un ammigo que es un conocido mío.

En fin vale la pena leerlo después de analizar podría decir que se trata de otra tonta cadena conspiracionista pero yo realmente le creo puesto que desde el 2006 nos estuvieron advirtiendo sobre este tipo de accciones por parte del gobierno usurpador y muchos se hicieron pendejos y por idiotas ahorita nos están ensartando la chistorra a todos. A lo que vamos este es el correo:


Como es que no se a publicado esta nueva forma de pago "de primer mundo" el cambio esta en nosotros,solo queda un camino antes del control total.


p.d. esta informacion es sin afan de lavarle el coco a naidein hogei !!!
p.d.2: si no le pasas este msn a nadie no va a pasar "nada" lo repito no va a pasar "nada de nada"


ATTE. EL FACHAZ PUNK


Ya se me hacia raro !!! En mi casa los nuevos son asi !!!

YA ESTAN CAMBIANDO MEDIDORES EN TODO EL PAIS POR UNOS DIGITALES, EN LOS QUE SE TENDRA QUE PAGAR LA LUZ POR ANTICIPADO PARA PODER TENER ENERGIA EN SUS HOGARES, ES DECIR, SERA COMO UNA ESPECIE DE UNA FICHA DE TELCEL... EL MEDIDOR TE VA A IR INDICANDO CUANDO TE QUEDA DE SALDO PARA QUE SE TE TERMINE LA LUZ , SI QUIERES MAS LUZ, TENDRAS QUE ABONARLE OTRA FICHA DE ACUERDO A LO QUE CONSUMAS... BRILLANTES NO? NO SE MIDIERON... Y ESTO VA A SER A NIVEL NACIONAL..

Por si las dudas, mucho ojo, ya saben lo de las letras chiquitas...siempre nos lo aplican cuando ya estamos ensartados.

No vayan a usar su monedero electronico de la CFE sin leer este mensaje.

Tomen nota de esto.

Por lo pronto no hay que usar el monedero para que no nos lo cobren.

Saludos.

OJO
Si no has recibido el Monedero CFE, pronto lo recibirás en tu recibo de luz.
En la última página de este, en letra chiquita te avisan "que recuerdes" que cuentas con un Seguro de Vida y Asistencia, el cual por supuesto NO pediste, y que los dos primeros meses son gratuitos, de manera que si NO lo cancelas, te lo estarán cargando en tu recibo de luz cada mes.
Tienes que hablar para cancelarlo, si así lo quieres.
Alli te dan los teléfonos ó bien puedes entrar a la página

www.monederocfe.com

2a parte:

Ya hablé, como siempre es un lío y además NO puedes cancelar el Seguro y conservar el Monedero.
La única manera de que no te cargen el seguro es que NO uses el monedero CFE, si lo usas, marchas porque el Seguro se lo cobran con puntos y solamente con puntos, pero no lo puedes cancelar.

Ah ..... y tampoco te dicen por cuanto es el seguro o al menos no pregunté pero tampoco les interesa darte la información.
SON UNA LATA.... EL SEGURO ES DE MAPFRE ..... SON UNA MAFIA
NOTA: Favor, al reenviar este mensaje hacerlo con CCO (con copia oculta) Bcc en ingles) y BORRA el o los remitentes ANTERIORES (todas las direcciones que aparecen en el mensaje que hayas recibido), esto es para EVITAR CAER EN LISTAS de correos NO DESEADAS, con lo cual después podemos ser VICTIMAS DEL SPAMS, de VIRUS y de correos maliciosos o no deseados. Debemos protegernos unos a otros. Gracias.
 

Lectores